El sindicato de docentes e investigadores de la Universidad Nacional de Rosario anunció el cronograma de plan de lucha que se profundiza con el paso de los días. Esta semana habrá suspensión de actividades el martes desde las 16 y el miércoles paro nacional, que también se replicará el lunes 28 y martes 29 de mayo.

Para este martes 22 de mayo se espera una movilización en Rosario en el marco de la Marcha Federal Educativa. Las actividades en la UNR se suspenderán a partir de las 16. El miércoles será día de paro nacional docente y la movilización en el marco de la Marcha Federal Educativa se realizará en Capital Federal. Para el lunes 28 y martes 29 se esperan también jornadas de Paro Nacional.

El anuncio de los universitarios estuvo acompañado por un documento que señalaba:

Mientras nos movilizábamos en Buenos Aires, el Ministro de Educación Alejandro Finocchiaro anunciaba la decisión unilateral de pagarnos un bochornoso 5% de incremento en el mes de mayo a cuenta de un eventual acuerdo salarial.

El lunes 14 del corriente mes nos habían ofrecido un 4% para el mes de mayo como primera cuota de un aumento del 15% que se completaría en tres cuotas más. Esta pauta fue rechazada unánimemente por todos los gremios universitarios.

El anuncio unilateral del Ministerio es un nuevo gesto autoritario y de desprecio del gobierno nacional hacia la universidad pública. Obstinarse en mantener un techo del 15% y unilateralmente otorgar un mísero aumento del 5% es, además, imponer de hecho una rebaja salarial.

El malestar es cada vez más evidente en amplios sectores de la sociedad. Mientras el gobierno nacional se empecina en sostener el techo salarial del 15%, la inflación es cada vez mayor, acumulando en los primeros cuatro meses del año 9.6%. Si las metas eran un “dibujo” en el momento que fueron anunciadas (diciembre 2017) hoy ya no existen elementos de la realidad que la sustenten.

Si a ello le sumamos la reducción del presupuesto resuelta por el CIN y la pretensión de eliminar nuestro régimen jubilatorio, la provocación es indisimulable. Las presiones del FMI no vienen más que a aclarar y acelerar los cambios que el gobierno nacional ya sostenía para con la universidad pública. La situación es alarmante en la medida que el gobierno nacional está conduciendo a la universidad pública a su vaciamiento, desguace y desaparición.

Por lo expuesto, ratificamos nuestras medidas de fuerza, la participación en la Marcha Federal Educativa y exigimos la profundización inmediata del plan de lucha en defensa de la Universidad pública, del salario y contra cualquier acuerdo con los organismos multilaterales de crédito.