Los presos de la Comisaría 24ª de Granadero Baigorria, que la semana pasada se habían cosido sus buscas para pedir que aceleren sus causas, decidieron intensificar su reclamo y utilizaron nuevamente hilo y aguja, pero esta vez decidieron coser sus cuellos a las rejas de las celdas.

En total serían alrededor de 12 internos, que mantienen una huelga de hambre desde el pasado 12 de marzo, cuando tomaron la drástica medida de coser sus labios.

Lilian Echegoy, de la Coordinadora de Trabajo Carcelario (CTC), explicó que el reclamo de los presos es por la lentitud en la que avanzan sus causas, y aunque, no tiene que ver específicamente con las condiciones de reclusión, Echegoy reconoció que no son las mejores.

A pesar de que la semana pasada varios internos fueron recibidos por un defensor del público, aun no recibieron respuestas y por lo tanto quisieron intensificar su reclamo utilizando hilo y aguja para unir sus cuellos a los barrotes de hierro.