La noticia sobre la posibilidad de que el gobierno nacional emita un “waiver” para que un buque uruguayo ingrese al puerto de Concepción del Uruguay a cargar contenedores y carga general, algo que está reservado exclusivamente a los buques y remolcadores inscriptos en el registro de la bandera de Argentina fue muy mal recibida en el seno de la FEMPINRA y particularmente, entre capitanes, oficiales fluviales, jefes y oficiales de máquinas y personal de marinería y maestranza dado que son los trabajadores de éste sector en particular los que verían perder sus puestos de trabajo; además de los empresarios nacionales que, oportunamente, se interesaron y realizaron gestiones para poder operar con un buque feeder de bandera de Argentina desde el puerto uruguayense.

Las gestiones estarían siendo realizadas por un grupo de políticos entrerrianos, vinculados a intereses portuarios regionales y son observadas con atención por la dirigencia sindical argentina, ante lo que consideran una entrega política, así Julio González Insfrán señaló amargamente “en vez de resolver los problemas de la bandera argentina, terminan apuntalando la extranjerización de la navegación fluvial de cabotaje, esto es inexplicable“.

Asimismo, el capitán fluvial González Insfrán resaltó la inversión de Argentina para dragar y mantener la vías fluviales en óptimas condiciones de navegación y, además de brindar la seguridad de la navegación, esfuerzos que no se verían reflejados en más y mejores puestos de trabajo ni en la preservación de los intereses nacionales, “en el río Paraná se les dan los “waivers” a los buques paraguayos y parece que en el río Uruguay, se los quieren dar a los buques uruguayos, es decir que dragamos y balizamos el río los argentinos pero en el Paraná se lo dejamos servido al interés del Paraguay y en el río Uruguay, se lo entregamos a los uruguayos, por favor, que alguien me explique ésta situación“.

Sobre el particular, indicó el titular del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales, “le entregamos la navegación fluvial de cabotaje al extranjero porque no tenemos políticas nacionales para el sector” y aclaró sobre el particular, “nuestro sindicato, conmigo a la cabeza, nos pondremos del lado de aquel sector, sin distinción de banderías políticas, que apoye el resurgimiento de la bandera nacional porque si se sientan las bases para refundar la flota fluvial argentina, se crearán nuevos puestos de trabajo en buques, remolcadores y artefactos navales argentinos, en forma inmediata y el beneficio será para el país“.

Finalmente, González Insfrán señaló sobre el tema de los waivers que se otorgan a buques extranjeros que realizan el cabotaje reservado a los buques argentinos, “yo no sé quien es peor, si e extranjero que nos compra o el criollo que nos vende, tenemos que trabajar juntos porque es una tarea de todos dar nacimiento a una flota de remolcadores argentinos porque va a ser en beneficio del conjunto“.