Tras más de 22 horas de debate histórico en el Congreso, se revirtió la tendencia y el proyecto de despenalización del aborto se aprobó por 129 votos a favor, 125 en contra y 1 abstención, en medio de los aplausos de los legisladores que impulsaron la iniciativa. Comenzó el debate de cada artículo en particular.

El escenario fue cambiante y dramático toda la noche y la madrugada. Cuando parecía que el proyecto iba a ser rechazado, cuando todos los conteos daban 128 en contra a 126 a favor, poco después de las 8 de la mañana sobrevino el vuelco: un tuit del justicialista pampeano Sergio Ziliotto -quien ya estaba a favor- anunció que se sumaban a la aprobación los otros dos peronistas de La Pampa, Melina Delú y Ariel Rauschenberger. Ambos estaban contabilizados firmes en contra, pero Ziliotto -y también se afirma que intervino el gobernador Carlos Verna- hizo un largo trabajo de convencimiento.

“Junto a Melina Delú y Ariel Rauschenberger, los 3 diputados nacionales peronistas por La Pampa votaremos a FAVOR de la despenalización del aborto”, fue el texto que difundió Ziliotto. La votación se daba vuelta. Poco después, llegó la confirmación -el dato se manejaba desde la noche del miércoles- de que el macrista por Tierra del Fuego, Gastón Roma, persuadido por las diputadas de Cambiemos activas en la campaña proaborto, viraba de voto en contra a voto a favor.

Si bien fueron decisivos, no fueron los únicos aportes. Los últimos indecisos que empezaron a marcar a tendencia favorable a la aprobación fueron otro fueguino, Héctor Tito Stefani, el radical puntano José Luis Riccardo -que propuso modificaciones aceptadas al texto, y pasó de abstención a voto a favor con un encendido discurso- y antes, la santiagueña Mirta Pastoriza del Frente Cívico, entre otros.

El desenlace para que el proyecto tuviera media sanción llegó del peronismo pampeano. Sorpresa para todos. El peronismo tendrá ahora también la máxima responsabilidad por la suerte del proyecto en el Senado, donde tiene mayoría.