El jefe de Bloque del justicialismo y actual presidente de la comisión de seguridad, Armando Traferri, logró con unanimidad la media sanción de un proyecto de ley para prevenir delitos por el uso indebido de telefonía celular.

La iniciativa dispone la creación de un registro que permita tener “información oportuna y fidedigna”, que logre establecer la trazabilidad de cada tarjeta SIM utilizada en los teléfonos celulares.

La comercialización informal de artículos usados, robados y/o sin registro es el objetivo central de la iniciativa. El Libro de Registro de Tarjetas SIM para las agencias y/o comercios habilitados, hace responsable a cada local comercial de “llevar un registro digital y un libro debidamente foliado y rubricado por la autoridad de aplicación: Ministerio de Gobierno y Reforma del Estado, en los cuales se consignen todas las operaciones de compraventa”.

Los datos que deberán tomar los comerciantes son varios como apellido, nombre o razón social del comprador; tipo y número de documento del comprador; copia del DNI; lugar, fecha y hora de la operación de compraventa; empresa prestataria del servicio de telefonía móvil y número de identificación de la tarjeta SIM; y, si el comprador cuenta con aparato de telefonía celular, se deberá consignar marca, modelo y número de Imei.

Para Traferri, existe en la actualidad “una gran variedad de hechos delictivos que se concretan por medio del uso de la telefonía, siendo uno de los más conocidos el llamado ‘secuestro virtual’, por medio del cual un delincuente, a través de un llamado telefónico, dice tener secuestrada a una persona para obtener dinero o cosas de valor del familiar”.

“Esta nueva modalidad delictiva, que incluye además extorsiones, robos y uso de identidades falsas, es una estrategia que se ha incrementado en forma alarmante en los últimos años”, fundamentó el senador justicialista.

La Cámara de Senadores, luego de obtener el despacho favorable de la comisión de Asuntos Legislativos y Legislación General, comunicó la media sanción a Diputados para su estudio y posible sanción definitiva a la brevedad; no sin antes reiterar que “se busca prevenir delitos provocados por el uso indebido de la telefonía celular”.