Los internos de la cárcel de Coronda iniciaron una huelga en contra del decreto provincial 4127/16 que endureció requisitos para las salidas transitorias de los presos.

La medida de fuerza comenzó el 12 de abril e implica la no asistencia de los internos a los talleres, así como las tareas de limpieza y de cocina.

Lilian Echegoy, de la Coordinadora de Trabajo Carcelario (CTC), recordó que el decreto fue declarado inconstitucional por una jueza santafesina y que por su aplicación "se ha generado una situación muy difícil con las visitas, porque hay como una extensión de la pena hacia las visitas, que no tienen nada que ver con el delito que han cometido los presos". Y que estas situaciones "arbitrarias" se aplican incluso con los niños que ingresan a visitar a sus parientes.

"Las cárceles están sobrepobladas. Y estoy hablando de Coronda, donde hay talleres. En Piñero no hay nada y está sobrepasada. Es inaplicable (el decreto provincial) en tanto en las cárceles no puedan presentar lo que ellos dicen en el decreto".

Echegoy alertó que en 2016 fallecieron 23 personas dentro de las unidades penitenciarias de Santa Fe por falta de atención médica o abandono de personas. "Aún los que quieren el endurecimiento de la ley se está aplicando una pena de muerte informal, mucho más que en Estados Unidos".

(Lacapital)