En dicha llamada un hombre se hizo pasar por su nieto y le anunció que un remisero pasaría a buscarla para llevarla hasta un sanatorio en esta ciudad, pero cuando la anciana era trasladada hacia ese lugar el chofer la asaltó, le robó la cartera y la abandonó en la zona sur de Rosario.

Alrededor de las 4.30, la víctima recibió un llamado a su teléfono fijo en el que un hombre le dijo: "Abuela, nos robaron. A papá le pegaron un tiro. Juntá la plata que tengas. No hables con la policía, que ahora va a pasar alguien a buscarte para llevarte al sanatorio".

La señora declaró que minutos después apareció por su casa un auto gris y que el hombre que manejaba le dijo que lo había enviado la nuera de la víctima. Convencida de lo que supuestamente había ocurrido, la mujer accedió al pedido, tomó su cartera con dinero y subió al auto para viajar a Rosario.

Cuando llegaron a la zona de Uriburu y Las Palmas, el chofer le sustrajo la cartera con todo el dinero que había podido juntar para luego dejarla en ese lugar. (LaCapital)