La restricción permitirá el despeje y limpieza de la vía, luego de los daños producidos en la reciente tormenta; asimismo, facilitará el desarrollo de las obras de protección del talud con la colocación de piedras para reconstituir el cuerpo del pedraplén y resguardar la integridad de la calzada.

Cabe recordar que los desvíos se realizan hacia RN N° 8 en los puntos de control establecidos en Rufino (RN N° 33 y RN N° 7) y en Diego de Alvear (RN N° 7 y RP N° 14). Igualmente, se recomienda buscar caminos alternativos para usuarios que tengan destinos más alejados y puedan optar por corredores diferentes.

Vale aclarar que pese a la altura de la laguna y al oleaje, hasta el momento las afectaciones no comprometen a la calzada pavimentada. No obstante, para prevenir el avance de las erosiones, es fundamental la realización de estas obras de emergencia, tareas que se extenderán por algunos meses, con la alternativa de retornar a la modalidad de tránsito asistido cuando puedan ser restablecidas las condiciones de seguridad para el paso de vehículos.