La semana pasada se realizó una reunión - debate con la presencia de funcionarios del Ministerio de Salud, funcionarios del ejecutivo y concejales de Capitán Bermúdez, Taller Ecologista, vecinos y ONGs de la región para conversar sobre el informe de morbi-mortalidad realizado por la provincia que muestra algunos números preocupantes en el Cordón Industrial.

El documento ofrece una descripción de la morbilidad y mortalidad por tumores malignos en las 8 localidades de la zona: Granadero Baigorria, Ibarlucea, Capitán Bermúdez, Fray Luis Beltrán, Ricardone, San Lorenzo, Puerto General San Martín y Timbúes. En estas ciudades los tumores aparecen como la segunda causa de muerte en el período 2007-2009.

En tanto, para el estudio de la morbilidad se estudió el período 2005 – 2009. “Durante el periodo considerado, se registraron un total de 1.268 casos de tumores para el conjunto de las localidades involucradas, lo cual representó una tasa de 170,16 por cien mil habitantes”.

El informe de morbimortalidad por cáncer, que había sido presentado a mediados del año pasado por el Ministerio de Salud de la Provincia, revela que la mortalidad por tumores con localización colon-recto, páncreas, estómago y esófago en Capitán Bermúdez y en San Lorenzo están por encima de la media nacional.

La tasa nacional de mortalidad por tumores con ubicación colon-recto es de 15 cada cien mil habitantes, mientras que en el Cordón Industrial es de 15,27. Los números golpean más en la ciudad de San Lorenzo, donde tasa asciende 16,75 y en Capitán Bermúdez que registró una tasa muy alta, casi el doble de la media nacional: 25,97. Las ciudades de San Lorenzo y Capitán Bermúdez también superaron la tasa media nacional en los casos de cáncer de esófago, estómago y páncreas.

“Esperamos que la presencia de integrantes del Programa Provincial de Oncología y del Secretario de Salud del Municipio de Capitán Bermúdez (Manuel Smerling) en la reunión, se refleje en un trabajo conjunto, en esta próxima acción, clave para la vida en la región. Persiguiendo el mayor de los réditos, que es mejorar la calidad de vida de la población.”, expresó Cecilia Bianco, coordinara del área tóxicos del Taller Ecologista.

Cabe destacar, que luego de estos resultados se comenzó a trabajar en una propuesta para la detección temprana del cáncer digestivo en Bermúdez, con participación del área de salud local y provincial.

El comienzo del informe

En el trabajo realizado por la provincia, que puede observarse en la página oficial de Santa Fe, se destaca que el informe surge como “respuesta del Ministerio de Salud a un requerimiento de los vecinos de las localidades del Cordón Industrial localizadas al norte de la ciudad de Rosario, quienes se manifestaron preocupados por el aumento de muertes por tumores en la zona”.

“A mediados del año 2008, vecinos de la localidad de Capitán Bermúdez plantearon al Ministerio de Salud su preocupación ante la muerte por leucemia de dos menores en edad escolar y su potencial asociación con la contaminación ambiental de la región. A partir de este episodio se organizaron una serie de reuniones con autoridades políticas y legislativas de las comunas y municipios, autoridades de salud locales, representantes de las vecinales, referentes de los ministerios de Salud, Trabajo, Justicia y Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente”, se expresa en la introducción al análisis.

“Durante estos encuentros se analizaron las condiciones de funcionamientos de las empresas emplazadas en el área, la legislación vigente a nivel provincial y local referida a la regulación del emplazamiento y funcionamiento de tales emprendimientos, las estrategias para abordar problemas derivados de fallas en el proceso de producción, afectaciones a la salud por las emanaciones de productos contaminantes (principalmente “el cáncer”), entre otros temas de interés comunitario”, agrega.

Manuel Smerling

El Secretario de Salud de Capitán Bermúdez Dr. Manuel Smerling dialogó con 11 Noticias sobre el informe que realizó el Ministerio de Salud Provincial y explicó de que se trata la propuesta de detección temprana del cáncer digestivo en la localidad: “Habrá una información y una formación de todos los médicos que trabajan en el sistema de salud, tanto público como privado, para promover acciones que tengan que ver con la detección temprana. Básicamente es la incorporación en el protocolo de estudios anuales de las personas mayores de 50 años de la colonofibroscopía que permite la detección temprana de cualquier lesión en la zona”.

“La idea es ir informando y formando a los médicos para que ante la aparición de ciertos síntomas que no son específicos estén atentos. Es la incorporación a los estudios de rutina de las personas, así como se hace para el cáncer de mama, o para el cáncer de cuello. La idea es que se haga una costumbre para ayudar al diagnóstico cuando son pre-cancerosas y no cuando ya están generadas”, señaló el funcionario.

Con respecto a los números que se desprenden del estudio realizado por la provincia, Smerling expresó que se trata de “un estudio muy complejo, muy largo, hay que desglosarlo” y comentó que no hay causa cierta sobre el cáncer colonrectal aunque consideró que probablemente tenga que ver con que “Bermúdez tiene casi la misma cantidad de jubilados de San Lorenzo con una población mucho menor. No hay una explicación en el mundo, salvo dos o tres relaciones del cáncer, como la radiación solar con el cáncer de piel o el cigarrillo con el cáncer de pulmón, aunque una persona puede padecerlo sin ser fumador. También tiene mucho que ver el estrés en la vida diaria. Una causa específica que nosotros podamos determinar para estas cifras que tenemos no hay”, agregó.

“Como la cifra se expresa cada cien mil habitantes queremos bien la estadística y ver que ubicación geográfica, que incidencia laboral por el trabajo que realizó la persona en su vida, etc. Era algo que veníamos suponiendo en la práctica diaria peor no teníamos una estadística certera”, añadió el reconocido pediatra de Bermúdez.

Sobre la posible influencia de la contaminación ambiental de las industrias en la aparición de este tipo de enfermedades destacó que “tiene más que ver con lo alimenticio. Hay un trabajo importante de disminuir la cantidad de contaminantes. Hubo una época donde este cordón tuvo un desarrollo mucho pero mucho más grande que el que tiene ahora y tenía muchos métodos menos de combatir la contaminación”, y añadió: “La contaminación tiene que ser una preocupación permanente y hay que bajar a los niveles mínimos. Los que vivimos acá durante muchos años vemos que hay una disminución del componente tradicional que era la industria, pero lo que no sabemos es que impacto tienen las nuevas sustancia que se incorporan: los plaguicidas, insecticidas, etc. Está claro que tienen un efecto contaminante importante que es la cantidad de agro-químicos que circulan por todos este cordón. Por el cereal que llega, por ejemplo. Es el nuevo impacto que tenemos que estudiar”.