El programa ampara a toda persona que se encuentra en riesgo de sufrir un atentado contra su vida, integridad, libertad o en sus bienes como consecuencia de haber sido víctima o testigo de un delito, como también por haber colaborado en la investigación de un delito o participado de un proceso penal. Esta misma protección, en caso de ser necesario, también se extenderá a todo su grupo familiar directo.

Las medidas previstas son de acompañamiento, contención, asistencia jurídica, psicológica, médica y sanitaria. Se realizarán a través de profesionales organizados interdisciplinariamente y medidas de protección para preservar la vida e integridad de las personas involucradas. Además, se tendrá especial atención en adultos mayores, personas con discapacidad, niños, adolescentes, víctimas de delitos sexuales, de violencia familiar, de género, delincuencia organizada o violencia institucional.

El Senador Armando Traferri sostuvo que fue de vital importancia el tratamiento de este proyecto de Ley, “es un tema que le debíamos a la provincia”. Aclaró también que el programa crea un Fondo Provincial de Recompensas, destinado a abonar una compensación monetaria a aquellas personas que dicten datos útiles para esclarecer o individualizar autores, cómplices, encubridores o instigadores de la comisión de delitos con la finalidad de lograr la aprehensión de quien o quienes hubiesen tomado parte en la comisión de delitos que por su gravedad, complejidad o alarma social causada justifiquen dicha recompensa.

Dicho todo esto, con firma del 22 de octubre y dirigido al Presidente de la Cámara de Diputados, Senadores celebraron la sanción definitiva.