La pelea tuvo lugar en la madrugada del domingo a la salida de un boliche bailable de avenida San Martín casi Artigas, frente al Paseo del Pino de San Lorenzo. Participaron alrededor de 50 jóvenes, efectivos policiales y terminó con heridos, golpeados y hospitalizados.

Todo habría comenzado en una pelea en el interior del boliche y a la salida, continuó en la calle, otros cuentan que se inició en las puertas del local bailable.

Alrededor de 50 jóvenes de entre 18 y 24 años protagonizaron la pelea, la mayoría alcoholizados, que discutían y peleaban. Hubo gritos, corridas, golpes de puño y balas de goma de efectivos policiales.

Según personal de la Unidad Regional XVII: “un móvil policial que se encontraba patrullando la zona asignada , manifiestan que observan una gresca de gran magnitud de 50 personas aproximadamente, hombres y mujeres, posterior al cierre de locales bailables, es en ese mismo momento reciben vía radial, una solicitud de colaboración en forma exaltada de dos uniformados, (varón y mujer), quienes se encontraban en medio de la mencionada turba, también se hacen presente como refuerzo otra dotación, se empiezan a dispersar en distintas direcciones, separando con empujones principalmente a los hombres que se tomaban a golpes. Es así que , separados y a su vez superados ampliamente en número, todas estas agresiones se vuelven contra los efectivos actuantes, tanto es la forma de las agresiones que, según lo expresado luego por el uniformado al encontrarse solo, y acorralado por dichos agresores, recibe dos patadas de distintas personas que no puede identificar al momento, de las cuales una impacta en el muslo de su pierna derecha y la otra en el pecho sobre el chaleco balístico, lo que causa la caída del mismo al piso. Tras incorporarse nuevamente, sigue recibiendo golpes y empujones, principalmente de un masculino vestido con remera verde y jeans, por lo que realiza un disparo intimidatorio al aire con la escopeta con cartucho anti tumulto, Sin lograr dispersar, y por el contrario se abalanza sobre el, por lo que realiza otro disparo con el mismo tipo de cartucho hacia el piso, donde comienzan a dispersarse los agresores corriendo en distintas direcciones, es cuando observa a un joven con una herida sangrante en su pierna izquierda que sale corriendo, logra alcanzarlo, y se lo traslada hacia el Hospital Local, donde es asistido por el doctor de guardia diagnosticando herida contuso cortante”. (Pregón)