A pedido del Sindicato Unido Petroleros e Hidrocarburíferos (Supeh) filial Rosario, el defensor del Pueblo de la provincia de Santa Fe, Raúl Lamberto, participó este sábado de un encuentro convocado por los trabajadores de la empresa Oil Combustibles SA de San Lorenzo para tratar el estado de la refinería ubicada en esa localidad y que actualmente está sin operar debido a la falta de materia prima. La institución fue convocada debido a que las operaciones de refinamiento y producción fueron suspendidas y se teme la empresa declare la quiebra, lo que dejaría a la planta sin el mantenimiento necesario generando una potencial situación de riesgo para los ciudadanos que viven en sus alrededores.

Lamberto asistió al encuentro, que se realizó en la sede del Supeh San Lorenzo, en compañía del director de Atención Ciudadana de la institución, Leandro Piazza. Además, estuvieron presentes el secretario General de Supeh filial San Lorenzo, Gerardo Canseco, y Héctor Brizuela, representante de los trabajadores en el Comité de control del concurso de acreedores de OIL, entre otros trabajadores de esa empresa.

Durante la reunión, Lamberto y Piazza se interiorizaron respecto de la situación operacional de la refinería, que tiene 40 tanques de mínimo 10 millones de litros cada uno y dentro de cuyos ductos y depósitos quedaron remanentes de combustible, ya que la empresa comercializó casi todo el stock luego de detener la producción.

Además, fueron informados de que los empleados de la planta tienen abonados sus salarios al día, pero existe un importante riesgo de que la firma, actualmente en concurso de acreedores, declare la quiebre. Esto llevaría a que no se aplique el plan de contingencia necesario para asegurar el mantenimiento de la refinería, lo que generaría un importante riesgo ambiental, habida cuenta de la volatilidad de los elementos con los que se trabaja en la refinería y los diversos aspectos que deben cuidarse a diario, como el venteo de los gases.

Es por esto que los representantes de la Defensoría del Pueblo se comprometieron a realizar las gestiones necesarias frente a las instituciones competentes para resguardar la salud de la comunidad de San Lorenzo y su zona, ya que la planta se encuentra dentro del ejido urbano en el norte de la localidad. Solicitando, asimismo, a quienes tienen la responsabilidad de la planta un informe técnico pormenorizado del estado de la misma, así como de todo plan de contingencia y de las acciones a desarrollar en caso de que se declare la quiebra.